EL SERVICIO SOCIAL DESDE EL COLEGIO

El programa se inspira en una nueva metodología educativa denominada “service learning” y que entre otros, integra la enseñanza teórica que jóvenes y adolescentes reciben en el aula con la realización de trabajos útiles para la comunidad en la que viven, además de aportarles pensamiento crítico y reflexión como herramientas esenciales para la resolución de problemas vitales, así como la destreza necesaria para resolverlos.

Tercera Edad, discapacitados psíquicos, jóvenes en riesgo de exclusión social, participación en actividades puntuales solidarias… actividades que promueven este aprendizaje de servicio entre nuestros jóvenes.

Fundación San PatricioPartimos de la idea de que en la Escuela siempre se trabajó la formación personal, los valores éticos y humanos, las actitudes...., el voluntariado es una magnífica oportunidad para el desarrollo de estos valores y principios. Este aprendizaje está apoyado, además, por el magnífico marco que a este respecto ofrece el Bachillerato Internacional para “formar jóvenes solidarios, informados y ávidos de conocimiento, capaces de contribuir a crear un mundo mejor y más pacífico, en el marco del entendimiento mutuo y el respeto intercultural”, según la Declaración de Principios de IB. También la asignatura de CAS fomenta el voluntariado a través del área de Servicio, complementado con la Creatividad y la Actividad. Porque voluntariado, además, significa acción; por lo que la proactividad y participación son la base para crear una conciencia de ciudadanía activa en la construcción de una sociedad más justa e igualitaria. Este modelo se ha ido trasladando al resto del currículo del colegio, por las bondades del sistema.

La Educación moral y cívica, para la convivencia, para la igualdad de oportunidades son, entre otras, inquietudes y situaciones sociales que los centros escolares están o deben de estar asumiendo como parte de su tarea educativa, sin embargo, todos sabemos, educadores y padres, que esta tarea es ardua y difícil.

No cabe duda que uno de los momentos más importantes de reflexión y concienciación en todo lo relacionado con el mundo social (justicia, solidaridad, desarrollo...) es en el momento de la adolescencia y pre juventud.En la Fundación, desde nuestra perspectiva diaria y real, apostamos por este proyecto y por despertar una conciencia solidaria y comprometida ante la vida.

Beneficios para el voluntario con su labor:enriquecimiento personal, sentimiento de ser útil, mirada hacia otras realidades, fomento del respeto hacia la diferencia, mejora de las relaciones sociales, ocupación del tiempo libre, aprendizaje de estrategias para desenvolverse en situaciones difíciles y aprecio a lo que uno tiene.

Beneficios para los usuarios: refuerzo emocional, aumento de calidad de vida, contacto con el mundo exterior.

Beneficios para la familia de los usuarios: descarga de responsabilidades, facilitación de gestiones, ayuda a nivel emocional, mejora de la relación familiar.

En definitiva, los voluntarios se enriquecen adquiriendo una conciencia solidaria y comprometida, a la par que consolidan un esquema de valores (justicia, apoyo social, capacidad de escucha y empatía, etc.) que les acompañará toda su vida.

Pero no queremos olvidarnos de las familias, que deben ser modelo y referente en estas actividades, si no de manera directa, al menos facilitando la labor voluntaria de sus hijos.

Twitter

Facebook